Símil. Definición y 13 ejemplos

El símil es una figura retórica que compara dos términos con su cualidad. Además pertenece a las figuras de pensamiento proveniente del latín Simile, paralelo o parecido.

Por lo tanto, podemos identificarlo como una comparación existente con algunas de las cualidades que el ser humano puede poseer. Para poder llegar con detenimiento a lo que el autor quiere expresar.

Para entender un poco más acerca de esta figura retórica presentamos una serie de ejemplos comunes de la cotidianidad y de la literatura.

Ejemplos

  1. Tus labios son como fuego.
  2. Sus cabellos son como las ondas del mar.
  3. Tus piernas son columnas de sal.
  4. Paré a buscar las estrellas que viven en su frente.
  5. Ella tiene el cabello como un mota de algodón.
  6. Su torso este tan duro como el roble.
  7. Tus manos cubren la tierra fértil.
  8. Es un cofre sus caderas.
  9. Era tan ácido como el limón.
  10. Era toda una chupeta de ajo.
  11. Su aliento es como un dragón.
  12. Eres duro como la piedra.
  13. Tus ojos son como dos luceros.

¿Qué ofrece el símil a la literatura?

Tanto lo físico como lo simbólico, busca transmitir el concepto de la oración. Por ejemplo, cuando una noche es muy oscura y con niebla suele compararse con la boca de un lobo. Eso se identifica con el peligro.

En este sentido, el símil se diferencia de la metáfora por la estructura que la comparten pero cambian los adverbios. Otro de los ejemplos de este tipo literario entre el símil y la metáfora que encontraremos a continuación.

  • Tu alma es blanca como la pureza. (Símil)
  • Tus manos de lijas. (Metáfora)


¿Qué te ha parecido el artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 1

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo