Anáfora: figura retórica y gramatical. 47 Ejemplos

La anáfora es una de las figuras poéticas relacionadas con la repetición de elementos que conforman los versos o la prosa. A diferencia de otras herramientas de la retórica que valoran la producción de sonido en los fonemas.

En tal sentido, la anáfora va a consistir en la repetición de una palabra al comienzo de los versos con una intención lingüística.

anáfora

Origen etimológico

El término anáfora no es nuevo, ya que fue utilizado por grandes escritores de la literatura universal que la estudiaron incluso, en textos griegos. En este sentido, queda claro que su origen está en Grecia.

De allí que su nombre proviene del griego ἀναφορά, que significa repetición. Por ello, esta será siempre la palabra clave para reconocerla sin dificultad.

Como figura retórica, la repetición va a depender del tipo de prosa o poesía donde se introduce. En el caso de la prosa, puede estar presente en repeticiones de grupos sintácticos o frases iguales gráficamente o en el significado.

En la poesía se limita a la repetición de palabras al inicio de los versos.

Ejemplos:

  • Temprano, temprano madrugo a corretear los campos.
  • La madrugada, madrugó temprano con olor a campo.
  • Con alas levantó la muerte el vuelo.
  • Se hizo tarde al atardecer que nos agarró la noche en sus brazos.
  • El bravo bravío se echó a andar braveando.
Anáfora 1

La anáfora como figura retórica

Tomando en cuenta que esta figura retórica está asociada exclusivamente a la repetición de palabras, puede aumentar la potencia y los valores expresivos de un mensaje. Ya que por estética, va a generar ritmo y sonoridad.

Es por esto quizá, que muchas composiciones musicales están enriquecidas con anáforas. Que se vuelven repetitivas y populares en quienes las oyen continuamente.

Ejemplos:

  • Hoy corté una flor y llovía y llovía.
  • Nohelia, Nohelia, Nohelia…
  • Dios, Dios oye mi súplica de amor.
  • Caminante no hay camino, se hace el camino al andar.
  • Beso a beso, golpe a golpe…

Ejemplos de anáforas retóricas

  1. Quiero que no me olvides, quiero que me recuerdes…
  2. Me recuerden sin llorar, ni lamentarme, quisiera que me recuerden por haber hecho caminos.
  3. Verde que te quiero verde. Verde viento. Verdes ramas.
  4. Amor de mis amores, alma de mi alma.
Anáfora 2

Anáfora gramatical

  1. Tenés que sembrar mucho, si querés cosechar.
  2. Para que yo te ame, tendrás primero que amarme como antes te amaron.
  3. Amándote como te amo, me pasaré la vida viviendo un amor sin ton ni son.

Si observamos cada una de las expresiones que sirven de ejemplo, podemos establecer las relaciones de parecidos que hay entre las palabras y los significados relacionados entre sí. A cada una, la conforman términos con sonidos parecidos, pero también con semejanza en los aspectos semánticos.

Ahora bien, para diferenciarlas entre el verso y la prosa, solo es necesario analizar la construcción del texto. Es decir, si es en estrofas estamos ante la versificación. Si por el contrario atiende a una organización en párrafos, estaremos ante la prosa.

Finalmente, se puede afirmar que sea en verso o en prosa, la anáfora cumplirá la misma función, que no es más que repetir términos que le dan cierta belleza a la parte artística.

30 Ejemplos de anáfora en oraciones

  1. Mañana se habrá ido la lluvia, mañana habrá salido el sol y aquí seguiré esperando tu amor.
  2. El luto que guardó mi alma se ha quedado en el tiempo. El luto despiadado que no hace más que recordar tu amor.
  3. Juntos iremos por el mundo en un viaje de ensueño, juntos permaneceremos porque juntos moriremos.
  4. Deja que la imaginación se esparza en el lugar, deja que tu cuerpo baile junto al viento. Deja que mis manos guíen tu caminar.
  5. En la distancia oigo el ruido de tu voz, en la distancia puedo oler el perfume de aquella flor.
  6. Quítale fuerza al viento, quítale fuerza al mar, haz que la lluvia pare y haz que no te pueda olvidar.
  7. Una caricia silenciosa, una caricia que susurra. Esa caricia tuya que llega y se queda sin decir adiós.
  8. Mujer que amas y nunca te detienes, mujer que brillas cual lucero naciente. Mujer que vive y lucha sin detenerse.
  9. Mírame sin temor, mírame como si fuera tu fuente de vida, mírame aunque las fuerzas te fallen. Mírame, porque tan solo al mirarme podrás hallar la paz que necesitas.
  10. Jamás vayas a donde otros te digas. Jamás sigas los pasos que otro forjó. Jamás hagas más de lo que puedes porque allí está tu perdición.
  11. Busquemos juntos el amor que se nos perdió. Busquemos en los recuerdos aquello que ya murió. Busquemos ahora antes que ya sea demasiado tarde.
  12. Amar fue el sueño que anheló su corazón. Amar fue lo único que faltaba por hacer… Amar fue algo que no aprendió y nunca descubrió.
  13. Quise descubrir lo que deparaba mi futuro. Quise conocer los secretos del universo. Quise saber tanto, que cuando te vi supe que en ti lo encontraría todo.
  14. A veces no hay que ser un experto para saber que algo no anda bien. A veces, solo hay que saber leer entre líneas para descubrir los secretos que guarda un alma.
  15. Quizás con el tiempo pueda encontrar la paz que un día perdí. Quizás con los años pueda olvidar aquello que me hizo sufrir.
  16. Sin importar el tiempo que nos lleve, sin importar las pruebas que debamos sortear. Sin importar nada, nunca debemos dejar de luchar.
  17. Deja que la vida continúe su curso hasta los años se conviertan en recuerdo. Deja que todo se vuelva nada hasta que el mundo note nuestra ausencia.
  18. Rómpeme las alas para no poder volar hacia ti. Rómpeme ese delirio que no me deja vivir sin ti. Rómpeme completa y entera para que mi cuerpo pueda dejarte ir.
  19. Besa mi alma como en aquella primavera. Besa mis labios aunque sea una última vez. Besa mis ojos y mi cuerpo para que nada en mi pueda olvidarte.
  20. ¡¿A qué tanto le temes?! Si nada has hecho que pueda ofender a los demás. ¡¿A qué tanto le temes?! ¡¿A caso es la vida o el destino?! Ninguno te puede hacer más daño del que tú ya te has hecho.
  21. Verdes tus dos luceros, verdes como la grama y los árboles del bosque. Que tan verdes permanecen incluso al caer la noche.
  22. Juntos conocimos la vida, juntos vivimos el amor. Juntos construimos nuestro destino y juntos estaremos al salir el sol.
  23. Vivía feliz… vivía como si nunca antes había perdido sus ganas de vivir.
  24. Sabía que nada sería sencillo, sabía que debía luchar por ti. Sabía que entre los escombros de mi angustia, podría encontrar el camino que me llevara hacia ti.
  25. Amigo puede ser cualquiera. Amigo es un don que todos dicen tener, un tesoro que solo está ahí y que pocos pueden ver.
  26. Cuando lo busques, cuando lo encuentres, cuando descubras que está ahí no podrás dejarlo ir.
  27. Sin más saliste un día, sin más te fuiste sin decir adiós, sin más regresaste al tiempo solo para pedir perdón.
  28. Ya casi es la media noche, ya casi no veo tu mirada, ya casi despierta mi alma con el roció de la alborada.
  29. Viajemos juntos por el mundo, viajemos hasta el fin de la tierra. Pero antes de volver, viajemos por el universo a ver la grandeza de las estrellas.
  30. Como aves que surcan el cielo, como peces que nadan en el mar, como flores que nacen silvestres, como el susurro ardiente de tu mirar.


Última actualización:

anáfora

Artículos relacionados