El análisis morfológico y sus tipos

El análisis morfológico consiste en analizar o estudiar las formas de las palabras que se conoce como morfemas y sus tipos. La morfología debe ser considerada como una parte de la lingüística que nada tiene que ver con lo sintáctico.

Pero si es capaz de crear relaciones con la variedad de palabras en oraciones existentes en texto, centrándose en el estudio de unidades independientes.

Según diferentes especialistas y autores de textos sobre la morfología, establecen una diferencia entre esta y la sintaxis. Determinando que cada palabra constituye diferentes funciones dentro de oraciones o enunciados en un sintagma. Que en determinadas ocasiones, es excluida y calificada a la fonología y la gramática.

Veamos entonces, en qué consiste el análisis morfológico y cuáles son sus tipos.

Análisis Morfológico

Desde el punto de vista de la lingüística, el análisis morfológico estudia las formas de las palabras y su relación a otras categorías que se dividen en lexema que es el morfema léxico y los gramemas que son morfemas gramaticales.

Lexemas

Se construyen por la variedad de morfemas. Es la base de las palabras a las que se les agregará una serie de características al adjetivo. Sin los morfemas agregados las palabras o incluso la oración no tendría sentido.

Ejemplo:

  • El lexema de Carrusel = Carr
  • Amigos = amig

Gramemas

Son morfemas gramaticales y poseen una variedad de funciones que determina el lexema. Además, son flexivos y derivativos.

Gramemas derivativos

Se caracteriza por su función afijado, así como pueden llegar a ser sufijos, interfijos y prefijos en la lengua española. El sufijo juega un papel importante dentro del gramema, ya que es la raíz del lexema.

Ejemplo:

  • (Tolerable) el sufijo se encuentra en (able) y la raíz es (Toler) convirtiéndose en adjetivo.

Cuando hablamos del prefijo que es procedente al lexema al igual que el sufijo, la raíz se transforma en palabra concreta.

Ejemplo:

  • (Antisismo) el prefijo (anti)

Ahora bien, el interfijos no tiene ningún significado, su función es completamente cohesiva en el lexema con el sufijo y el prefijo.

Ejemplo:

  • (Panadero) su interfijo (ad) que une el lexema (pan) y el sufijo (ero)

A estas ideas generales, hay idiomas donde existe el infijo, que tiene la función del sufijo o prefijo y está dentro del lexema y no al inicio ni al final de la misma.

Gramemas flexivos

En lo que respecta a este tipo de gramemas, su función determina número y género dentro de un morfo y la sintáctica.

Precisamente, el número gramatical es la cantidad de lexema puede intervenir llegando a ser singular o plural. Por su parte, se encuentra en la raíz seguido de la letra (s) llegando a variar de acuerdo a las palabras, donde los verbos y adjetivos son aplicables.

Ejemplo:

  • Carro (singular) Carros (plural).
  • Realizo (singular) realizaron (plural).
  • Bella (singular) bellas (plural).

Existen otras formas o números gramaticales para enunciarlo según el género masculino o femenino expresados con las vocales a-u-o que se ubican al final de cada lexema.

Ejemplo

  • Gato (masculino) Gata (femenino).

En líneas generales, todos los morfemas varían de acuerdo al sustantivo y el adjetivo. Incluso, son tan variados los géneros gramaticales existentes, que en otros idiomas puede llegar a conocerse como acento neutro.


¿Qué te ha parecido el artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo