Anadiplosis. Definición y 40 ejemplos

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

La anadiplosis o conduplicación es en la literatura una figura retórica, cuyo objetivo es repetir dentro de una oración un determinado término o palabra, ya sea al inicio o al final de esta. El uso continuo de la anadiplosis se le conoce como concatenación.

Por otra parte, la anadiplosis como recurso literario es muy común dentro de los guiones de teatro puesto que, la anadiplosis es un lenguaje que genera en el espectador o lector una suerte de suspenso. También encontramos anadiplosis en los poemas y narraciones.

Anadiplosis
anadiplosis_1

Ejemplos de anadiplosis

  1. No voy a decirte nada, nada que no quieras oír.
  2. Quiero mi libertad. Mi libertad, mi vida.
  3. Y fueron los días más tristes, los días más triste de toda mi vida.
  4. Dame una razón, una razón para no amarte. Amarte es la forma más clara y pura que tengo para existir.
  5. Su piel, su piel color canela que no dejo de pensar.
  6. La blanca y dulce ninfa, dulce ninfa de plumas como ceda, ceda que acaricia la brisa, la brisa que pasa suave y sutil.
  7. Se me complica, se me complica la vida, la vida y todo.
  8. Déjame demostrarte lo que siento por ti, por ti que eres mi todo, mi todo, mi vida, mi razón de existir.
  9. Luna, luna llena, muéstrame con tu luz el camino, camino que me lleve hasta él.
  10. Búscame pronto en el recuerdo o el olvido, pero búscame.
  11. Aire que suspiras silenciosamente, ese aire que guarda la fragancia de nuestros cuerpos.
  12. Con ansias de verte me desvelo, ansias de no poder estar contigo.
  13. Tu amor que en mi corazón se quedó plasmado, como plasmado está tu recuerdo en el olvido.
  14. Aquellos pies que agrietados recorrieron el mundo, agrietados como la tierra árida después de una larga sequía.
  15. Cuento las horas que acumulamos juntos, horas que hasta en mi lecho no puedo olvidar.
  16. Los días pasan sin detenerse, escribiendo un destino que llenan de vacío esos memorables días.
  17. Me has dejado lleno de pasión desenfrenada, lleno de deseo, lleno de locura.
  18. Vida que consuelas mis amargos amaneceres, llenas cada espacio de mi ser asqueado con vida.
  19. Te guardo en mi piel rugosa y frágil, frágil como los años que han quedado atrás.
  20. Ojos que guardan un mundo de ilusiones, ojos que reflejan tu inagotable amor.
  21. Alegría que desbordas con gracia y fulgor, alegría hay en su espíritu y en su corazón.
  22. Te veo en el reflejo del rio que corre con soltura, reflejo de un recuerdo nunca antes vivido.
  23. Ya estoy llegando al final de mi camino, final y camino que poco a poco se desvanecen.
  24. Mujer que con ahínco dominas mis sentidos, mujer que sin quererlo sucumbes en mi memoria.
  25. Entera la noche se marchó sin aviso, aviso que deseaba que llegara para detener el tiempo.
  26. Ven, quédate un poco más, más como la eternidad del universo, universo que reposa en tu pecho.
  27. El cansancio hecho de hastío, hastío molesto que empaña tu olvido.
  28. Goza la vida llena de colores, colores que se ven en el cielo al despuntar el alba…
  29. Las personas se pasean entre angustia y el desdén del mundo, mundo que sin querer hace más daño y causa locura.
  30. De grandes sueños llenó su existencia, existencia que solo albergaba añoranzas.
  31. Veo tu mirada llorosa, llorosa por el desasosiego que inunda tu alma.
  32. Regresas bañada de luz, luz celeste que se confunde con la de un ángel.
  33. Hoy he pensado mucho en el ayer, ayer en el que estabas tú y hoy no quiere volver.
  34. Reluciente es aquel vestido, vestido con destellos que te hacer lucir como reina.
  35. A veces la oía cantar, cantar cual pájaro le da los buenos días a la mañana.
  36. A veces me marcho y te dejo, te dejo porque sé que ya no tengo más que esperar.
  37. Era tan respetable y afable, afable con aquellos que parecían estar perdidos.
  38. Parecía que estaba en el cielo, cielo donde habitan cada uno de mis sueños.
  39. Me marcho y te dejo mi corazón, corazón esperanzado y lleno de amor.
  40. El frío lo calmo entre tus brazos, brazos que abrigan mi cuerpo y mucho más mi alma.
¿Qué te ha parecido el contenido?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados