Comparación. Significado, tipos y características

La comparación se emplea en la literatura para comparar dos o más cosas, permitiendo establecer sus semejanzas sus diferencias o sus relaciones si han de existir de alguna manera. Este hecho puede darse haciendo énfasis en su aspecto físico, simbólico o imaginario.

Por otra parte, es un proceso netamente subjetivo que ofrece mucha información sobre quién realiza dicha comparación. Pues deja ver aquellos aspectos que llaman su atención y cómo las asocia con otras. Hecho que ocurre comúnmente en el lenguaje literario.

Características de la comparación

  1. Presume un conocimiento anticipado de diferencia o desigualdad.
  2. Cuenta con una serie de criterios. Donde encontramos a los cualitativos y cuantitativos.
  3. Busca establecer semejanzas, diferencias y las relaciones que puedan existir.
  4. Se puede aplicar a las variaciones mínimas de una determinada estructura.
  5. Es un método que permite el pensamiento relacionado.
  6. Requiere del conocimiento de la realidad social y cultural que envuelve a los elementos.
  7. Se manifiesta una diferenciación clara.
  8. Puede ser objeto de estudio en muchas áreas del saber.
  9. Permite indagar, agrupar y englobar todas las diferencias.
  10. Debemos entenderla como un compendio de relaciones conjuntas.

Tipos de comparación   

En base a lo anterior, podrían establecerse tres tipos de comparación a saber:

De igualdad

Son aquellos que tienen como función conferir a uno de los elementos las propiedades o características del otro, a fin de relacionarlos por medio de sus semejanzas.

Ejemplo:

Cuando se comparan los ojos de una persona, con un azabache.

De inferioridad

Son aquellos en donde uno de los elementos comparados es inferior en algún aspecto, y por medio de la comparación se busca enfatizar esa característica. Para realizar esta comparación se emplean las conjunciones, “menor que” o “menos que”.

Ejemplo:

El tamaño de su ego no era menos que el de un rascacielos.

De superioridad

Caso contrario al anterior, es este caso uno de los elementos que es comparado es reforzado en aquella característica que lo hace superior al otro. Este emplea la conjunción “mayor que” o “más que”.

Ejemplo:

Su hermosura era más deslumbrante que los rayos del sol.

La comparación como figura literaria

Las formas expresivas que muy poco se utilizan en la lengua cotidiana, son conocidas como figuras literarias. A través de ellas, se pueden dar enfoques fonéticos, sintácticos y semánticos en las oraciones.

Tal es el caso de la comparación, que como figura literaria tiene como objetivo fundamental proporcionar un sentido lógico de similitud. Permitiendo al que sujeto que escribe, expresar sus ideas de formas, por mucho, diferentes.

Ejemplos de comparación

  1. Más pesado que polla vieja.
  2. Fría como el viento.
  3. Enfurecida como fiera.
  4. Más rápido que una bala.
  5. Reluce tanto como el sol.
  6. Su mirada destellante como la luz de una estrella.
  7. Me sentí volar como en una nube.
  8. Come más que un remordimiento.
  9. Duró menos que un suspiro.
  10. Más salía que un balcón.
  11. Tiene un cutis de porcelana.
  12. Es más viejo que matusalén.
  13. Es lento como una tortuga.
  14. Es más ácida que un limón.
  15. Después de darse un baño, quedó fresco como una lechuga.
  16. Más solo que la campanada de la una.
  17. Tiene la boca como un tobo.
  18. Gritó como si la estuvieran matando.
  19. Estaba pálido como un papel.
  20. Cantaban como ángeles.


¿Qué te ha parecido el artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 3

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo