AMELIA EARHART » “Lady Lindy”

Amelia Earhart nació el 24 de julio de 1897, desapareció el 2 de julio de 1937. Conocida como “Lady Lindy”. Fue una aviadora estadounidense que desapareció misteriosamente en 1937 mientras trataba de circunnavegar el globo desde el ecuador.

Earhart fue la mujer número 16 en obtener una licencia de piloto. Hizo diferentes vuelos que la hicieron muy notable y la convirtió en la primera mujer en volar a través del Océano Atlántico, esto ocurrió en el año de 1928. Así como en la primera persona en volar sobre el Atlántico y el Pacífico. Earhart fue declarado legalmente muerto en 1939.

El 7 de febrero de 1931, Amelia Earhart se casó con George Putnam, el editor de su autobiografía. En la casa de su madre en Connecticut. Putnam ya había publicado varios escritos de Charles Lindbergh cuando vio el vuelo transatlántico de Earhart en 1928. Como una historia muy vendida con Amelia como la estrella.

Putnam, quien estaba casada con la heredera de Crayola Dorothy Binney Putnam, invitó a Earhart a mudarse a su hogar. Ubicado en Connecticut para trabajar en su libro. Earhart pasó gran parte de su infancia en el hogar de la clase media alta de sus abuelos maternos.

La madre de Amelia, Amelia «Amy» Otis, se casó con un hombre que se mostró muy prometedor. Pero que nunca pudo romper los lazos del alcohol. Edwin Earhart estaba en una búsqueda constante para establecer su carrera y poner a la familia en una base financiera firme.

Cuando la situación empeorara, Amy llevaría a Amelia y a su hermana Muriel a la casa de sus abuelos. Allí buscaron aventuras, explorando el vecindario, trepando árboles, cazando ratas y tomando paseos impresionantes en el trineo de Amelia.

Logros personales

Amelia Earhart

Después del vuelo en solitario de Charles Lindbergh de Nueva York a París en mayo de 1927. Creció el interés de que una mujer volara a través del Atlántico. En abril de 1928, Amelia Earhart recibió una llamada telefónica del capitán Hilton H. Railey, un piloto y publicista. Este le preguntaba: «¿Le gustaría volar por el Atlántico?»

En un instante ella dijo «sí». Viajó a Nueva York para ser entrevistada y se reunió con coordinadores de proyectos, incluido el editor George P. Putnam. Pronto fue seleccionada para ser la primera mujer en un vuelo transatlántico como pasajera. La sabiduría en ese momento era que tal vuelo era demasiado peligroso para que una mujer se condujera.

En 1928, Earhart escribió un libro sobre la aviación y su experiencia transatlántica, 20 hrs., 40 min. Al publicarse ese año, el colaborador y editor de Earhart, George Putnam, la promovió en gran medida a través de un libro y giras de conferencias y promociones de productos.

Earhart se involucró activamente en las promociones, especialmente con la moda de las mujeres. Durante años se había cosido su propia ropa, y ahora contribuyó con su aportación a una nueva línea de moda femenina. Esta encarnaba una apariencia elegante y decidida, pero a la vez femenina.

A través de sus respaldos de celebridades, Earhart ganó notoriedad y aceptación en el ojo público. Ella aceptó un puesto como editora asociada en la revista Cosmopolitan. Utilizando el medio de comunicación para hacer campaña para viajes aéreos comerciales.

Desde este foro, se convirtió en promotora de Transcontinental Air Transport, más tarde conocida como Trans World Airlines (TWA). Y fue vicepresidenta de National Airways, que volaba rutas en el noreste.

Eventos principales de la vida

Amelia Earhart

El 2 de julio de 1937, el avión que Amelia Earhart volaba con su navegante Fred Noonan desapareció. Al parecer, en algún lugar cerca de la isla Howland en el Océano Pacífico. La pareja había estado tratando de volar alrededor del mundo desde el ecuador. Estaba en la etapa más difícil de su viaje, desde Lae, hasta la pequeña Howland, a 2,556 millas de distancia.

En un espectáculo aéreo de Long Beach en 1920, Amelia Earhart tomó un viaje en avión que transformó su vida. Fueron solo 10 minutos, pero cuando aterrizó supo que tenía que aprender a volar.

Trabajando en una variedad de trabajos, desde fotógrafa hasta camionera, ganó suficiente dinero para tomar lecciones de vuelo. Estas eran impatidas por pionera aviadora Anita «Neta» Snook. Earhart se sumergió en aprender a volar.

Leyó todo lo que pudo encontrar al volar y pasó gran parte de su tiempo en el aeródromo. Ella se cortó el pelo corto, al estilo de otras mujeres aviadoras. Preocupada por lo que los otros pilotos más experimentados pudieran pensar de ella. Incluso durmió en su nueva chaqueta de cuero durante tres noches para darle un aspecto más «desgastado».

Earhart regresó gradualmente a la aviación en 1927, convirtiéndose en miembro del capítulo de Boston de la Sociedad Aeronáutica Americana. También invirtió una pequeña cantidad de dinero en el Aeropuerto Dennison en Massachusetts. Actuó como representante de ventas para los aviones Kinner en el área de Boston.

Mientras escribía artículos para promocionar el vuelo en el periódico local, comenzó a desarrollar seguidores como una celebridad local.

Impacto en la sociedad

El 20 de mayo de 1932, Amelia se convirtió en la primera mujer en volar sola a través del Atlántico. En un viaje de casi 15 horas desde Harbour Grace, Newfoundland a Culmore, Irlanda del Norte.

Antes de su matrimonio, Earhart y Putnam trabajaron en planes secretos para un vuelo en solitario a través del Atlántico. A principios de 1932, habían hecho sus preparativos y habían anunciado que emprenderían este viaje. En comenmoración con el quinto aniversario del vuelo de Charles Lindbergh a través del Atlántico.

Significación histórica

La vida y carrera de Earhart se han celebrado durante las últimas décadas en el «Día de Amelia Earhart». Este se celebra anualmente el 24 de julio, su cumpleaños en 1897. Earhart habría cumplido 115 años el 24 de julio de 2012.

Amelia Earhart poseía un recurso tímido y carismático que desmentía su determinación y ambición. En su pasión por volar, acumuló varios récords mundiales de distancia y altitud. Pero más allá de sus logros como piloto, quería hacer una declaración sobre el valor de las mujeres.

Dedicó gran parte de su vida a demostrar que las mujeres podían sobresalir en sus profesiones elegidas. Y al igual que los hombres y tener el mismo valor.

Todo esto contribuyó a su gran atractivo y celebridad internacional. Su misteriosa desaparición, sumada a todo esto, le ha dado a Earhart un reconocimiento duradero en la cultura popular. Sin duda será siempre recordada como una de las pilotos más famosos del mundo.

AMELIA EARHART » “Lady Lindy”
5 (100%) 2 vote[s]