ANTONI GAUDÍ » “Loco y genio”

Fue un arquitecto catalán reconocido internacionalmente como uno de los más habilidosos y prodigiosos de su disciplina, nació en Reus, Cataluña, España. Provenía de una familia de caldereros, siempre tuvo el interés y el gusto de ayudar a su padre y a abuelo en el taller familiar, gracias a este gusto por ayudar en el trabajo a sus mentores en el tema se fue convirtiendo en un experto haciendo calderas. Antoni Gaudí fue un pequeño niño de salud delicada, razón por la cual se vio obligado a pasar largas temporadas de reposo, sin poder asistir a la escuela, se dedicó a la observación de su entorno; específicamente la naturaleza, que consideraba su gran maestra.

Infancia y comienzos laborales

Al terminar la escuela, a una edad avanzada a comparación de los otros niños, Antoni Gaudí se fue a Barcelona para estudiar arquitectura, en estos tiempos de cambio, se desempeñó en diversos empleos que le permitieran pagarse los estudios, Era innegable que las ideas y propuestas creativas del joven eran auténticas y únicas, además de poco convencionales y dejaban a sus colegas atónitos. El director de la universidad aseguro que era una especie de loco y genio.

Inicio como ayudante en algunos despachos de renombrados arquitectos de la época, uno de ellos José Fonseré, con el realizo un solo proyecto para luego al terminar aceptar en solitario un proyecto de la cooperativa Mataronense, un complejo del que solo se llevó a cabo un quiosco de servicio y la fábrica. En 1883, fue contratado para ser el arquitecto del templo expiatorio dela Sagrada Familia.

Gaudí

Durante su época de estudiante Gaudí pudo contemplar una colección de fotografías que la Escuela de Arquitectura poseía sobre la india, Egipto, el arte mayo, persa, japonés y chino. Así como los monumentos islámicos españoles, los cuales le dejaron una profunda marca. Sirviéndole toda la vida de inspiración para muchas de sus más grandes obras. Pero sin duda alguna el estilo que más le influyo a Gaudí fue el arte Gótico que a finales del siglo XIX vivía un gran renacimiento debido a la obra teórica de Viollet-le-Duc. El arquitecto francés estudiaba los estilos del pasado y adaptaba al presente los estilos de una forma racional. Sin embargo para Gaudí el estilo Gótico era imperfecto porque pese a la eficacia de algunas de sus formas de soluciones estructurales era de arte que había que “perfeccionar”. En sus propias palabras:

 “El arte gótico es imperfecto. Está a medio resolver; es el estilo del compás, de la fórmula de la repetición industrial. Su estabilidad se basa en el apuntalamiento permanente de los contrafuertes: es un cuerpo defectuoso que se aguanta con muletas (…) prueba que las obras góticas son de una práctica deficiente es que producen la máxima emoción cuando están mutiladas, cubiertas de hiedra e iluminadas por la luna.”

Antoni Gaudí se estableció por su cuenta en un despacho ubicado en la calle conocida como el Call en Barcelona. Desde este lugar inició el característico legado arquitectónico gran parte de su trabajo considerado Patrimonio de la Humanidad.

Especialidad de Antoni Gaudí

Gaudí

Gaudi fue un arquitecto con un sentido innato de la geometría y el volumen, además de poseer una gran capacidad imaginativa que le permitía proyectar mentalmente la gran mayoría de sus obrar antes de plasmarlas en los planos. De hecho, pocas veces realizaba planos detallados de sus obras; prefería crear representaciones sobre maquetas tridimensionales, dándole forma todos los detalles según los iba ideando en su mente. Muchas veces iba improvisando sobre la marcha, dando instrucciones a sus ayudantes sobre lo que debían hacer.

Dotado de una excelente intuición, imaginación y capacidad creativa, Gaudi concebía sus edificios de una forma globalizada, dándole importancia tanto a las soluciones estructurales como a las funciones decorativas, estudiaba hasta el más mínimo detalle de sus creaciones, integrando en la estructura todo tipo de trabajos artesanales que el mismo dominaba a la perfección: vidriería, forja de hierro, carpintería, cerámica, etc. Además introdujo nuevas técnicas en el tratamiento de los materiales. Como su famoso “trencadis” hecho completamente de piezas de cerámica de desecho.

La arquitectura de Gaudí está muy marcada por un fuerte sello personal, caracterizado por la búsqueda de la innovación y soluciones estructurales, que logro luego de toda una vida  dedicada al análisis de la estructura óptima del edificio. Integrado en su entorno y siendo síntesis de todas los oficios y artes, mediante la práctica y el estudio de nuevas y únicas soluciones, la obra de Gaudí culminara en un estilo orgánico. Influenciado por la naturaleza, pero sin perder el conocimiento adquirido por estilos anteriores, generando así una obra arquitectónica que es una simbiosis perfecta de la innovación y la tradición. Toda su obra está marcada por las que fueron sus cuatro grandes pasiones e influencias en la vida: la arquitectura, la naturaleza, la religión y el amor a Cataluña.

La obra de Gaudí ha alcanzado con el transcurso del tiempo una gran difusión a nivel mundial, siendo innumerables la cantidad de estudios dedicados a su forma de entender la arquitectura. Hoy día es admirado tanto por estudiados en el tema, como el público en general La sagrada Familia es actualmente uno de los monumentos más visitados de España.

Entre 1984 y 2005 siete de sus obras han sido consideradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco

Muerte de Antoni Gaudí

Murió en un accidente de tránsito, un tranvía lo arrolló mientras caminaba el 10 de junio de 1926 hacia la Sagrada Familia desde la iglesia de Sant Felip Neri.

Después del  golpe. Perdió la conciencia, en el momento las personas que fueron testigos del accidente supieron que se trataba del célebre y famoso arquitecto, además estaba indocumentado. Fue trasladado al Hospital de la Santa Cruz, donde posteriormente seria reconocido por el cura de la Sagrada Familia. El entierro tuvo lugar dos días después  del accidente en la Sagrada Familia, fue un multitudinario y muy sentido funeral: gran parte de los barceloneses salieron a la calle para dar el último adiós simbólico al arquitecto universal que la ciudad había tenido.

ANTONI GAUDÍ » “Loco y genio”
5 (100%) 2 votes