ATILA » El azote de Dios

Atila nació en Llanuras del Danubio en el año 395 d.C. Fue el último rey de los Hunos y devastó las tierras desde el Mar Negro hasta el Mediterráneo.

Nacimiento y familia

Los hunos eran un pueblo no cristiano, una tribu nómada, que vivía en la Gran Planicie Húngara en Asia Central en el quinto siglo d.C. Era un pueblo caracterizado por el nomadismo y cada vez que invadían un lugar se asentaban en el mismo para continuar expandiendo su imperio.

Atila, junto a su hermano mayor Bleda, hijos del noble huno Mundzuk, nacieron en una de las familias más poderosas del Imperio Huno. Luego de la muerte de su padre, Atila y su hermano quedaron bajo la custodia de su tío Rugila, quien lo envío a Roma a la edad de 13 años para aprender todo lo relacionado con los romanos y su Imperio.

Regresó con los suyos a la edad de 17 años, dispuesto a ser parte de la destrucción del Imperio romano.

Atila

La llegada al poder

Rugila junto a su hermano Octar, gobernaron el Imperio Huno desde aproximadamente el año 420 hasta mediados de los 430.

Atila y Bleda aprendieron a pelear con espada, arquería y el uso del lazo, así como también a cuidar y montar caballos y tácticas militares y diplomáticas.

Octar murió en el año 430 d.C. y Rugila pasó a gobernar a los hunos en su totalidad. En el año 434 d.C. Rugila murió y fue sucedido por sus sobrinos Atila y Bleda.

Para esa época, se produjo la unificación de las tribus hunas, lo cual le generó al Imperio Romano de Oriente un gran problema. Por este motivo, los hunos realizaron la negociación con el embajador Teodosio II para negociar la entrega de varias tribus renegadas que se habían refugiado en el Imperio Romano.

En el año 435, Atila y Bleda llegaron a un acuerdo para proseguir la paz con el Imperio Romano de Oriente en Margus

El acuerdo consistía en que los romanos se comprometieron a doblar el tributo anual en monedas de oro, ascendiendo al monto de 700 libras anuales. Además, el imperio romano debía liberar a varios desertores que tenían refugiados.

Durante los cinco años siguientes, los hunos se mantuvieron fuera de la vista de los romanos, tiempo en el cual realizaron la invasión de Persia.

En el año 440 d.C. los hunos aparecieron nuevamente en la ribera norte del Danubio, alegando que los romanos habían faltado a su compromiso y amenazaron con la guerra abierta. En ese tiempo saquearon y arrasaron varias ciudades romanas a lo largo de la ribera, comenzando el avance en Margus y pasando por Viminacium, Singidunum, y Sirmium

A lo largo del año 442 d.C. siguió una tregua entre los romanos y los hunos, momento en el cual Teodosio II trajo sus tropas del Norte de África y consideró dejar de pagar el tribuyo a los reyes hunos. A esta acción, Atila y Bleda respondieron reanudando la guerra en el año 443 d.C. época en la cual los hunos ya habían alcanzado Constantinopla y habían saqueado varias ciudades en el camino.

De esta manera, Atila forzó a Teodosio a un nuevo tratado para acordar la paz donde aceptó pagar 6000 libras de oro y el tributo anual ascendió a 2100 libras anuales.

En los siguientes dos años al tratado de paz se desconoce lo que hizo Atila. Bleda murió en el año 445 d.C. y Atila se convirtió en el único gobernante del Imperio Huno. Se cree que Atila mandó a asesinar a su hermano para dar comienzo a su reinado en solitario.

Atila

El azote de Dios

El tratado de paz no duró, ya que en el año 447 Atila lanzó la mayor guerra sobre el Imperio Romano hasta el momento.

Esta guerra puso a Constantinopla de rodillas y los hunos lograron conquistar los Balcanes totalmente, así como un gran tramo del territorio al este y al sur del Danubio.

Atila junto a sus hunos saquearon más de 70 ciudades en los Balcanes y lograron penetrar hasta Grecia, pero fueron detenidos en Termópilas, lo que los llevó a negociar otro duro tratado de paz con los romanos.

En ese momento, el Imperio Huno se encontraba en la cúspide de su poder y se mantuvo en negociación con los romanos por un período de tres años.

En el año 450 d.C. Atila recibió una demanda de ayuda por parte de Honoria, la hermana de Valentiniano III, el emperador Romano.

Honoria quería escapar por haber sido prometida contra su voluntad a un Senador Romano. Con el mensaje le envió un anillo a Atila, lo cual tomó como una promesa de matrimonio y la reclamó como su futura esposa junto a la mitad del Imperio Romano como dote.

El emperador se negó, y Atila emprendió una guerra en contra del Imperio Romano.

Algunos historiadores creen que Honoria fue solo una excusa para declarar la guerra

Los ejércitos de los imperios romanos y hunos trabaron la batalla de los Campos Cataláunicos donde la mayoría de las fuerzas romanas fueron destruidas pero los hunos fueron forzados a regresar a Europa Central.

En el año 452 d.C. los hunos invadieron el norte de Italia arrasando poblaciones que emigraron a salvaguardarse en las montañas. Los hunos saquearon varias ciudades de Italia, entre ellas Milán y Aquilea.

Tras el encuentro con el Papa León I, Atila inició la retirada de su ejército luego de haber pactado a cambio de un tributo.

Por todo esto, Atila fue conocido como “Flagellum Dei” que quiere decir “el azote de Dios”. Era considerado el símbolo de la maldad en su época y uno de los conquistadores más exitosos.

Muerte de Atila 

Atila

Atila murió en su palacio en el año 453 d.C. luego de la celebración de su matrimonio con Ildico, la bella doncella capturada por uno de sus hijos.

Se cree que murió por una hemorragia nasal causada por una hemorragia cerebral, posiblemente desencadenada por una caída.

Su reinado de 20 años aportó a los hunos la unificación de las tribus, un ejército poderoso y el crecimiento notable de su imperio.

ATILA » El azote de Dios
4 (80%) 3 vote[s]