Metonimia. Significado, tipos y ejemplos

Dentro de la gran variedad de recursos y figuras literarias utilizadas con diferentes fines estéticos o semántico, la metonimia es la figura retórica capaz de utilizar el pensamiento y la razón para cambiar el nombre de algo por otro con el que relativamente guarda relación.

En este sentido, se le atribuye la función de establecer una relación de contigüidad espacial, temporal o lógica. Abarcando al nombre originario y el nombre que designa por efecto con el nombre de la causa o a lo inverso.

Por todo lo antes señalado, la metonimia es un fenómeno donde se da un cambio semántico, para designar a un nombre o concepto por otro. Que guarde relación en algún sentido con el que el escritor considere oportuno sustituir.

Etimología y origen

La palabra metonimia se origina en el griego μετωνυμία y la preposición μετά- (meta-). Esta última significa más allá y es empleada como prefijo. Seguida del prefijo, está el verbo ονομάζειν (onomazein), que quiere decir nombrar.

Esto permite inferir que su significado refiere un nombre que va más allá del nombre real. Por lo que en la literatura es utilizada para estos fines.

Tipos de metonimia

Efecto por su causa

Ejemplos:

  • Ganarse el sustento con el sudor de la frente.
  • Dominó la lucha contra la muerte.

Causa por su efecto

Ejemplos:

  • Los jóvenes son la alegría de las fiestas.
  • Las muchachas son el alma en las reuniones.

Contenedor por el contenido

Ejemplos:

  • Beber un vaso. (Beber el contenido de un vaso)
  • Comerse el plato. (Comer lo que contiene el plato)
  • Tomarse la botella. (Tomar la bebida contenida en la botella)

Símbolo por la cosa simbolizada

Ejemplos:

  • Juró lealtad al matrimonio. (Jurarle fidelidad a la esposa)
  • Pido justicia para los pobres. (Pedir justicia ante las injusticias)

Lugar por lo que en él se produce

Ejemplo:

  • Una Santa Teresa. (Un licor producido en la región de Santa Teresa)

Marca comercial por objeto de la marca

Ejemplos:

  • Pagó con la Master. (Pago con la tarjeta de crédito)
  • Cómete un once once. (Comete un panqué)

Obra por el nombre de su autor

Ejemplos:

  • Un Picasso (Un cuadro del pintor Picasso)
  • Un Ford (Un carro marca Ford)
  • Escuchar a Bach (Escuchar la música del compositor Bach)

La parte por el todo

Ejemplos:

  • No había ni un alma (No asistió nadie)
  • Hay una cara nueva en clase. (ingresó alguien nuevo al aula)

El todo por la parte

Ejemplo:

  • Lavar la cocina (Lavar el espacio destinado para cocinar)

La materia por el objeto

Ejemplo:

  • Un lienzo (Un cuadro)

El nombre del objeto por el de otro contiguo a él

Ejemplo:

  • El cuello de la camisa.

El instrumento por su artífice

Ejemplo:

  • La mejor pluma de la literatura universal es Cervantes.

La metonimia como recurso lingüístico

Todo lo que concierne a la metonimia se centra en su forma retórica, que a su vez la convierte en un recurso lingüístico de gran importancia. Debido a que su contenido es en gran parte, rico en sentido figurado y es lo que permite la construcción de expresiones por sucesión.

Si se llegase a comparar con la metáfora, esta establecería nexos diferentes a la relacionada con la metonimia. Es decir, la metáfora carece de objetividad en cuanto a la relación de los elementos. Mientras que la metonimia se caracteriza por ser enteramente objetiva.

Cabe destacar, que este término no es de uso exclusivo como recurso lingüístico. Ya que, las ciencias se han encargado, también de su estudio e implementación, a la hora de construir nuevos conceptos.

¿Qué relación existen entre la metonimia y el psicoanálisis?

En la psicología moderna se considera que la metonimia es uno de los dos procesos psíquicos, siendo el otro la metáfora, usados por el inconsciente para manifestarse.

Esto debido a la aversión que a veces se ve manifestada en expresiones de quien las padece. Y posiblemente se traslada del significante al significado. Es por ello, que a veces se observan personas etiquetando continuamente a objetos, seres o cosas con nombres diferente al original. Por sentir hacia ellos, cierto grado de repudio o aversión.


¿Qué te ha parecido el artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo