La complexión como figura retórica

La complexión se manifiesta con la unión de la anáfora y la epífora. Esta unión ocurre de forma unísona y representa la duplicación de palabras al principio o final de una frase.

Ejemplo:

  • La mar en su hermosura, con su hermoso atardecer.
  • Verte quisiera eternamente, aunque verte será mi muerte.
  • Ojos de negro azabache, oscura y hermosa mirada en tus ojos.

Sonoridad en la complexión

Si se analizan auditivamente cada una de las expresiones llenas de complexión, se puede discriminar la presencia de elementos sonoros que sirven a los versos y a la rima. En este sentido, es comprensible que su uso sea más poético. Sin embargo, también es factible que este sea utilizado en la prosa con los mismos fines.

Ejemplos:

He vagado por el mundo lleno de interrogantes, como vago quizás, pero como ignorante jamás. Y me pregunto dónde está la esencia que en el principio pudo responder a mi pregunta. Una pregunta que no encuentra respuesta cuando pregunto ¿por dónde anda quien hizo al mundo?

En este preguntar y responder a secas, habrá de aparecer el maestro, ese a quien le llaman Jesús. Ese que tiene las respuestas, y la afirmaciones, porque como yo el también ha vagado, queriendo preguntar al padre porque le fue llamado.

Padre e hijo que me habéis llamado, dime ahora donde encuentro la esencia por la que fui creado.


¿Qué te ha parecido el artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo