La complexión como figura retórica. 15 Ejemplos

La complexión se manifiesta con la unión de la anáfora y la epífora. Esta unión ocurre de forma unísona y representa la duplicación de palabras al principio o final de una frase.

Ejemplos:

  • La mar en su hermosura, con su hermoso atardecer.
  • Verte quisiera eternamente, aunque verte será mi muerte.
  • Ojos de negro azabache, oscura y hermosa mirada en tus ojos.
Complexión_2

Sonoridad en la complexión

Si se analizan auditivamente cada una de las expresiones llenas de complexión, se puede discriminar la presencia de elementos sonoros que sirven a los versos y a la rima. En este sentido, es comprensible que su uso sea más poético. Sin embargo, también es factible que este sea utilizado en la prosa con los mismos fines.

Complexión_1

Ejemplo:

He vagado por el mundo lleno de interrogantes, como vago quizás, pero como ignorante jamás. Y me pregunto dónde está la esencia que en el principio pudo responder a mi pregunta. Una pregunta que no encuentra respuesta cuando pregunto ¿por dónde anda quien hizo al mundo?

En este preguntar y responder a secas, habrá de aparecer el maestro, ese a quien le llaman Jesús. Ese que tiene las respuestas, y la afirmaciones, porque como yo el también ha vagado, queriendo preguntar al padre porque le fue llamado.

Padre e hijo que me habéis llamado, dime ahora donde encuentro la esencia por la que fui creado.

Otros ejemplos de complexión

  1. Tan grande ha sido el olvido, tan grande como el amor que un día te día.
  2. A veces te miro pasar por la calle, a veces te veo en el jardín… a veces, pero solo a veces estás en mis sueños.
  3. Apareció un rayo en el cielo, apareció en medio de la oscuridad de la noche… apareció como luz para velar nuestros sueños.
  4. Te imagino tan serena como la mañana, tan cálida como una tarde de primavera y tan vigorosa como las flores que nacen a la alborada.
  5. Fuiste el amor que siempre esperé… fuiste aquel baile en la ensenada mientras llovía… fuiste y eres más ahora de lo que nunca imaginé.
  6. Sí, eres tu quien inspira cada una de mis palabras. Sí, eres tú la única que da cobijo a mi alma. Sí, siempre has sido tú.
  7. Las noches no siempre comienzan como se esperan… así como se espera que la caricia del viento matutino te sorprenda vestido en alegría.
  8. Si quieres, puedes venir a poner mi mundo de cabeza. Puedes venir como huracán a destrozar todo a tu paso. Puedes hacer y encontrar todo lo que quieras si eso quieres.
  9. Me olvidaré de ti y de todo el daño que me hiciste. Olvidaré cada una de tus palabras hirientes. Olvidare todas tus caricias vacías. Y sí, me olvidaré aunque eso me tome la vida.
  10. Que tus miedos no te dejan ver con claridad. Claridad que aunque despierta opacas con el espesor de tus lágrimas. ¿Claridad? Mírala, es más grande que tus miedos.
  11. Insensata amargura que se adueña de mi alma. Mi alma que no tiene la fuerza de volver a la vida, vida que ha quedado sepultada en esta tumba.


Última actualización:

Artículos relacionados