Los puntos suspensivos y su función

Los puntos suspensivos forman parte del selecto grupo de los signos de puntuación. Están representados por tres puntos alineados de forma horizontal y seguidos uno tras otro (…). Tienen este nombre pues su función es dejar en suspenso una frase u oración.

Por ejemplo:

  • Y si mejor… tomamos otro camino.
  • El problema es que si llueve… quizás no debamos pensar en ello.
  • Este apartamento le ofrece comodidad, espacio, luz… les aseguro que no se arrepentirán.

Usos de los puntos suspensivos

  • Se emplean al finalizar una frase en vez del punto, sin perder el significado gramatical que este le da. Indicando a la persona que lee que la frase anterior puede continuar.

Ejemplo:

Enero, febrero, marzo, abril, mayo…

  • Para señalar la existencia dentro de la oración de una pausa corta que indica duda, suspenso o temor.

Ejemplo:

  1. No sé si llamarlo o no llamarlo… No sé qué haré.
  2. Te llama el abogado… Espero te diga cosas buenas.
  3. Quería saber… No sé…, bueno…, si quieres almorzar conmigo.
  4. ¡Si supieras…!
  • Al finalizar enumeraciones abiertas o inconclusas, donde adoptan el mismo significado de la palabra etcétera.

Ejemplo:

  1. Su negocio tiene de todo un poco: papelería, ferretería, bisutería, cosméticos…
  2. Aquí puedes hacer lo que más te guste: escuchar música, ver una película, navegar en Internet…
  3. Se utilizan los puntos suspensivos para dejar una idea incompleta y en suspenso.

Ejemplo:

Había todo un caos, gente corriendo de un lado a otro… La verdad no quiero hablar de eso.

  • Empleamos este signo de puntuación cuando realizamos citas textuales dentro de un documento.

Ejemplo:

  1. <<A caballo regala ‘o…>> y yo dije sí.
  2. <<El que se va a Sevilla…>> pero eso no es aquí.

  • Colocamos tres puntos suspensivos dentro de un paréntesis o corchete cuando se escribe textualmente un párrafo de un documento, pero obviamos una parte de este.

Ejemplo:

Los grandes avances del conocimiento científico se originan de esa forma apenas en pequeña escala (…) los grandes avances del conocimiento científico se originan de esa forma apenas en pequeña escala. (Isaacson, 2007).

  • Los puntos suspensivos pueden combinarse con otros signos de puntuación como la coma, punto y como y dos puntos. Sin embargo, no se debe escribir por ningún motivo, el punto luego de los puntos suspensivos.

Ejemplo:

Cuando decidas que vas a querer, si una fiesta de cóctel o formal…, acérquese a la oficina para hacer un presupuesto. Aunque a decir verdad… mejor no venga.

  • Cuando empleamos signos de interrogación o exclamación deben ir delante o detrás de los puntos suspensivos. Tomando en consideración, si la frase que envuelven está completa o incompleta.

Ejemplo:

  1. ¿Me quedará bien esta blusa?… Me la voy a medir.
  2. ¡Yo te lo dije…! No vayas, igual nunca me escuchas.
  • Usamos puntos suspensivos dentro de signos de exclamación cuando deseamos expresar palabras impropias.

Ejemplo:

¡Qué hijo de… no lo creo!

  • Cuando los puntos suspensivos encierran un enunciado, inmediatamente después de ello, escribimos con mayúsculas.

Ejemplo:

Yo no sé si sea cierto… Pero más vale estar seguros.

  • Si los puntos suspensivos no encierran un enunciado y este sigue luego de ellos, escribiremos en minúsculas.

Ejemplo:

Estaba pensando que… mejor escojo el traje de cóctel.


¿Qué te ha parecido el artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo