Leonardo Da Vinci

Polímata italiano del siglo XV y XVI. Nació el 15 de Abril de 1452, en una pequeña alquería situada en Anchiano, población perteneciente al término de la localidad de Vinci, cercana a Florencia (Italia). Leonardo Di Ser Piero Da Vinci pasó a la Historia por su diversificado talento que le elevó a ser considerado un genio universal. Fue reconocido principalmente por ser un gran artista. Leonardo da Vinci, es el personaje que se ha convertido en el máximo exponente del Renacimiento.

Su vida familiar

Leonardo Da Vinci fue hijo de Ser Piero Fruosino di Antonio, un rico notario y canciller florentino, quien dejo embarazada a Caterina di Meo Lippi, joven campesina de 15 años de edad, procedente de la región de Vinci. Piero, hombre casado, tuvo matrimonio con cuatro mujeres, y en total 11 hijos, todos varones. Caterina le entregó el niño a su padre para que lo criase, y a cambio recibió una dote con la que acordaba dejar el niño en buenas manos. A Da Vinci no se le vinculó con ninguna mujer. No obstante, se dice que a los 17 años tuvo un hijo ilegitimo llamado Paulo.

Leonardo Da Vinci

Sus primeros años

El hombre de Vitruvio
El hombre de Vitruvio. Edición por Escueladeltras.com. Original por @SteveAllenPhoto a través de Twenty20.

Durante sus primeros años, Leonardo recibió las mejores instrucciones para su aprendizaje en la lectura y escritura. Descubrieron su habilidad para dibujar animales que el mismo inventaba. Conscientes de su talento, le permitieron ingresar en el taller de Andrea del Verrochio como aprendiz, y durante seis años, aprendió sobre pintura, escultura, así como las técnicas para dichas creaciones artísticas. Durante esta formación, inició estudios de anatomía en el taller de Antonio Pollaiuolo, y el conocimiento sobre griego y latín. Su gran imaginación, la habilidad y destreza para manejar el pincel, lo convierte en uno de los primeros pintores en utilizar el óleo (una técnica pictórica novedosa por aquel entonces)

Los maravillosos dibujos que realizaba antes de llevar a cabo una pintura… hicieron que no tardara en superar a su maestro.

Con el pasar del tiempo, se arraigaría en Florencia una de las familias más prestigiosa del Renacimiento Italiano, la constituían la familia de los Médici que se dieron a conocer por impulsar y dar patrocinio a muchos científicos y artistas de la época. Leonardo da Vinci fue uno de ellos. A la edad de 30 años Da Vinci, cansado de recibir solo elogios y alabanzas decidió buscar nuevos horizontes.

Da Vinci en Milán

La Mona Lisa de Leonardo Da Vinci
La Mona Lisa de Leonardo Da Vinci. Edición por Escueladeltras.com. Original por Free-Photos en Pixabay.

En 1482 Leonardo da Vinci se presenta ante Ludovico Sforza, otro de los grandes mecenas de artistas, noble y duque de Milán, quedando acogido a su servicio. Como pintor e ingeniero del ducado, allí permaneció 17 años, llevando a cabo proyectos relacionados con la hidráulica, la mecánica, y sistemas de defensa de artillería para hacer frente a los enemigos. Todo esto sin abandonar la pintura y escultura. Entabló amistad con Luca Pacioli, un matemático y fraile franciscano a quien Leonardo le ilustró siguiendo sus indicaciones el llamado Tratado de la Divina Proporción. A partir de ese momento, se dedicó a ilustrar su propio tratado, Codex Atlanticus, y en él incluyó todo tipo de trabajos mezclando arte y ciencia, estudios de la pintura, anatomía, arquitectura, geografía, aerodinámica, hidráulica y botánica.

Nunca se creyó maestro durante su estancia en Milán (1482-1499), pero fueron muchos los fieles discípulos de Leonardo, formándose como aprendices de este, entre los que destaca Giovanni Boltraffio.

Realizó tres grandes obras maestrasLa Virgen de las Rocas, que le llevó 20 años en realizar cuando lo estipulado eran ocho meses, el retrato de Ginevra de’ Benci, y una pintura mural realizada para el comedor del convento de Santa María dalle Grazie, La Última Cena, convertida en uno de los principales focos turísticos para observar dicha obra maestra.

De nuevo en Florencia

En 1499, las fuerzas francesas se apoderaron del Ducado de Milán, Ludovico Sforza pierde su poder y Leonardo junto a Pacioli marcha a Venecia. Allí, la Signoria de Venecia (máximo órgano de gobierno) le contrata como ingeniero militar. La ciudad estaba siendo amenazada por los turcos y buscaban soluciones armamentísticas. En un par de semanas proyectó varios artefactos que quedaron en ideas plasmadas en un boceto, pues la falta de tiempo y los elevados costos impidieron su realización. Por tratarse de ideas geniales, tan adelantadas a su tiempo, siglos después se convirtieron en realidad, siendo inventos tales como el submarino, el helicóptero, vehículos de combate blindados o el propio automóvil.

En Florencia fue requerido por César Borgia para ejercer como ingeniero militar y para ello viajó por los territorios del norte dibujando mapas, mostrando las distancias exactas, trazando los puentes necesarios y proyectando armas de artillería. Tras enfermar César Borgia, sus capitanes se sublevaron y Leonardo desistió en su tarea, volviendo tres años más tarde a la ciudad.

La obra cumbre de este periodo florentino fue el retrato de La Mona Lisa, también conocida como La Gioconda, una de las pocas obras que llego a concluir. Tuvo que ser importante la realización de este retrato, ya que siempre lo acompañó. Desde que lo pintó, lo llevó consigo hasta sus últimos años de su vida, cuando se lo vendió al Rey de Francia Francisco I por 4.000 escudos de oro.

En Milán nuevamente

La Santa Cena
La Santa Cena. Edición por Escueladeltras.com. Original por Leonardo Da Vinci a través de Wikimedia Commons.

En 1506 llamado por el gobernador de Milán, el francés, Charles d’Amboise, vuelve a Milán para desempeñar la función de arquitecto y pintor de su corte. Además de su faceta como pintor, continuó sus investigaciones científicas. Observaba el vuelo de los pájaros con la convicción de que el hombre también podría hacerlo algún día. También durante este tiempo se dedicó a recopilar todos los dibujos y escritos que había realizado sobre anatomía, pues su idea era tenerlo terminado para 1510. Contó con la colaboración del más célebre anatomista, Marcantonio della Torre. En 1513, de nuevo una situación de inestabilidad política le obliga a abandonar Milán.

Últimos años de Leonardo da Vinci

Estuvo en el Vaticano, tranquilo, sin grandes responsabilidades y con un buen sueldo. En 1516, cuando Giuliano falleció, Leonardo abandonó Italia definitivamente para pasar sus últimos tres años en Francia, en el Castillo de Clos-Lucé, acogido por Francisco I. Allí redactó las últimas páginas del Tratado de la Pintura, el cual nunca concluyó. Tras varios meses de enfermedad, Leonardo da Vinci falleció el 2 de mayo de 1519. Sus restos fueron depositados en la Capilla de San Huberto, ubicada en los aledaños del Castillo de Amboise (Francia).


Última actualización:

Leonardo Da Vinci

Leonardo Da Vinci. Edición por Escueladeltras.com. Original por Leonardo da Vinci a través de Wikimedia Commons.

Artículos relacionados