MIGUEL ÁNGEL » Máximo artista renacentista

Miguel Ángel el artista, se caracterizó por disfrutar de las obras de sus manos y cosechar distintos triunfos, los cuales permitió ganarse la admiración de sus contemporáneos, tanto así que le llamaban el Divino, considerado como uno de los más grandes artistas de toda la historia.

Miguel Ángel

Miguel Ángel se destacó en toda su vida como: escultor, dibujante, pintor, arquitecto, poeta e ingeniero.

Inicios del artista

Nació el 6 de marzo de 1475, Michelangelo di Lodovico Buonarroti, en Caprese, una villa de la Toscana cerca de Arezzo. ​Fué el segundo de cinco hijos y huérfano a los seis años. Miguel Ángel desde muy pequeño ya sabía que quería ser artista y en abril de 1488, con doce años de edad entró en el taller de los famosos Ghirlandaio, bajo un contrato de estudios para tres años. Estuvo de aprendiz durante un año, cuando bajo la tutela de Bertoldo di Giovanni, empezó a visitar el jardín de San Marcos, donde comenzó sus estudios a las esculturas antiguas. Sus inicios artísticos admiraron a Lorenzo el Magnífico, quien lo acogió en su Palacio.

Entre 1490 y 1492, hizo sus primeros dibujos y tras la muerte en 1492 de Lorenzo el Magnífico, Miguel Ángel huyó de Florencia y se instaló en Bolonia donde esculpió diversas obras.

Desarrollo artístico de Miguel Ángel

A los veintitrés años  trabajó en la Piedad del Vaticano, el Tondo Pitti, el cartón de la batalla de Cascina, el Bargello que fué colocado delante del Palacio del Ayuntamiento de Florencia y el David, cual fue la obra cumbre de esta escultura. De retorno en Florencia, entre 1495 y 1496, talló dos obras: un San Juanito ​y un Cupido durmiente.

Miguel Ángel el artista decidió partir hacia Roma el 20 de junio de 1496, ciudad que había de verle triunfar permitiéndole un gran desarrollo artístico por más de una década. En la cual realizó el Baco, esculpió el Cupido y la Piedad del Vaticano.

Miguel Ángel

Vuelve a Florencia en 1501, después de cinco años ausente de la Toscana. Hacia 1503 realizó, por encargo de unos mercaderes flamencos, una Virgen con Niño para una capilla de la iglesia de Nuestra Señora de Brujas.

Entre 1504 y 1505  pinto el Tondo Doni, conocido también como la Sagrada Familia.

En marzo de 1505, el artista fué solicitado en Roma por el Papa Julio II para la construcción de la sepultura papal, bajo la cúpula de la basílica de San Pedro del Vaticano, este acepto y durante ocho meses se ocupó personalmente.

Sin embargo, al volver a Roma, el Papa había dejado a un lado el proyecto del mausoleo y Miguel Ángel el artista divino, decepcionado, abandonó Roma, pero, después de numerosas llamadas del Papa —que hasta lo amenaza con la excomunión—, se reúnen en Bolonia al año siguiente.

Después de la muerte del Papa Julio II, en mayo de 1513, el artista hizo el intento de seguir con los trabajos de su sepultura y para ello, labró un par de Esclavos y adicionalmente el Moisés.

El 10 de mayo de 1508, con 33 años, Miguel Ángel, comenzó a dirigir la decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina, donde ideó una grandiosa estructura arquitectónica, utilizando la forma real de la bóveda como lienzo para Miguel Ángel y su interpretación del Génesis.

Miguel Ángel

En 1516, por encargo de León X, comenzó la fachada de la basílica de San Lorenzo de Florencia, trabajo que en 1520 debió abandonar. A partir de 1520, Miguel Ángel trabajó en Florencia y construyó la Sacristía Nueva de San Lorenzo, para las tumbas de Lorenzo el Magnífico, su hermano Juliano, para Juliano II y Lorenzo II, también trabajó en la escalera de la Biblioteca Laurenciana.

En 1530 reemprendió los trabajos del sepulcro de Julio II.

En 1534 se estableció en Roma, donde aceptó el encargo de Clemente VII para trabajar en la pared del altar de la Capilla Sixtina,  donde pinto el magnífico Juicio Final, o Juicio Universal, trabajo que culmino en 1541.

Miguel Ángel fue nombrado arquitecto de la basílica de San Pedro en 1546 a los setenta y dos años de edad. Con  permiso del Papa hizo los cambios pertinentes para imponer su estilo y aportar unidad a toda la obra.

Hasta 1550 fué haciendo obras para la tumba de Julio II, los frescos de la Capilla Paulina, la conversión de San Pablo y la Crucifixión de San Pedro, numerosos dibujos como Cabeza ideal, Dos hombres desnudos combatiendo, Crucifixión, Epifanía, Descendimiento, Estudio de un hombre desnudo, entre otros.

Vida amorosa de Miguel Ángel el artista

Miguel Ángel nunca se casó. Aun así, mantuvo relaciones amorosas con diversos jóvenes, entre ellos Cechino dei Bracci, a quien le diseña la tumba y 48 epigramas funerarios cuando fallece en 1543.

Giovanni da Pistoia, otro joven y bello literato, fué íntimo amigo durante el tiempo en que estuvo trabajando en la capilla Sixtina, pero en 1532, conoció a Tommaso Cavalieri, joven de 17 años de edad inteligente y amante de las artes, quien impresiono al artista y al pasar el tiempo compartieron una gran amistad, apasionada y fiel por el resto de su vida.

Fin de la vida de Miguel Ángel

En sus últimos veinte años, Miguel Ángel dirigió las obras de la Biblioteca Laurenziana de Florencia y, en Roma, la remodelación de la plaza del Capitolio, la finalización del palacio Farnese, la capilla Sforza de Santa María Mayor y a la finalización de la basílica de San Pedro del Vaticano. A este periodo se le atribuyen: la Piedad Palestrina junto a numerosos dibujos y poesías religiosas.

Ya con 89 años, Miguel Ángel el artista, murió en Roma el 18 de febrero de 1564, acompañado por su secretario Daniele da Volterra y por su fiel amigo, ya  por más de 30 años, Tommaso Cavalieri.

En fecha 10 de marzo del año 1564 fue sepultado en la sacristía perteneciente a la iglesia de Santa Croce. El 14 de julio se celebró un funeral solemne a tan gran artista donde el público le llamo el Padre y Maestro de todas las artes.

MIGUEL ÁNGEL » Máximo artista renacentista
5 (100%) 1 vote