Hipatia

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Una excepcional mujer revitalizadora del pensamiento neoplatónico, nacida en Alejandría, entre los años 360-370, hija del filósofo y matemático Teón de Alejandría y de madre desconocida. Se hizo célebre por su saber, por su elocuencia y por su belleza. Hipatia viaja a Atenas donde realiza estudios; al regresar a Alejandría funda una escuela donde enseña las doctrinas de Platón y Aristóteles.

Se distinguió por los comentarios a las obras de Apolonio y Diofanto. Sus escrituras estuvieron dedicadas a la geometría, álgebra y astronomía.

Hipatia

Hipatia. Edición por Escueladeletras.com. Original por Raffaello Santi a través de Wikimedia Commons.

Primeros años de su vida

Vida de Hipatia
Vida de Hipatia. Edición por Escueladeletras.com. Original por Jules Maurice Gaspard a través de Wikimedia Commons.

Durante su juventud se educó en un ambiente académico y culto, esto debido a su padre Teón quien la educó desde temprana edad para hacer de ella un individuo completo según el ideal griego, un ser humano que cultiva tanto el cuerpo como la mente y reúne sabiduría, belleza y razón. El ejercicio y los baños relajantes se combinaron en su formación con el cultivo de las artes, las ciencias y la música. Para completar su educación viajó a Roma y Atenas en el año 390 donde estudió filosofía, astronomía, matemáticas, física y lógica. De vuelta a Alejandría se dedicó a trabajar en el museo, una especie de universidad donde llegó a superar a su padre en conocimientos, pese a que, en aquellos tiempos, la educación estaba sumamente restringida para las mujeres.

Hipatia y las ciencias

Autora de obras sobre geometría, álgebra y astronomía, mejoró el diseño de los astrolabios e inventó el densímetro. Su trabajo más extenso fue en álgebra. Escribió un comentario sobre la aritmética de Diofanto en el que se incluía soluciones alternativas y nuevos problemas. Escribió ocho libros sobre geometría de las cónicas de Apolonio donde explica las órbitas irregulares de los planetas. Junto a Teón de Alejandría (su padre) trabajó en la revisión, mejora y edición de los elementos de la geometría de Euclides, cuya edición se emplea hoy en día. Fue autora de un canon de astronomía, también cartografió cuerpos celestes, confeccionando un planisferio y mostró interés por la mecánica.

Pensamiento de Hipatia

Siempre buscó la forma de defender su pensamiento y la filosofía como sujetos ajenos al dogma y a las religiones. Nunca aceptó chantajes por parte de los cristianos. Se puede decir que fue una gran mujer que supo aunar en un solo ser, pensamiento, ciencia y libertad, ya que para ella en el movimiento de las ideas se fundamentaba la esencia de la filosofía y el camino a la libertad individual. También, siguiendo su pensamiento formó parte de la élite pagana manteniéndose fiel a sus antiguas ideas y creencias clásicas, llevando una vida ascética buscando purificar su espíritu por medio de la negación de los placeres materiales.

Importancia que tuvo Hipatia

Radica principalmente en que fue la primera mujer de la historia que realizó aportes a la ciencia de la que se tiene registro alguno. Logró destacar entre aquel grupo de sabios que rivalizaban en la astronomía, filosofía, matemáticas y otras ciencias. A ella acudían estudiantes de todo el mundo y de todas las religiones, tales como, el obispo Sinesio de Cirene, Hesiquio de Alejandría y Orestes el prefecto imperial de Alejandría. Enseñó matemáticas, astronomía, filosofía y mecánica y llegó a ocupar la cátedra de Filosofía de Plotino. Se hizo muy famosa y fue conocida como “la filósofa”. Sus trabajos científicos fueron de gran importancia por los comentarios que realizaba, como por ejemplo al libro del Almagesto influyendo en las teorías copernicanas. También construyó el astrolabio y un densímetro o hidrómetro, que servía para medir la densidad del agua.

La persecución cristiana

Durante esa época, Egipto estaba bajo el poder de la antigua Roma, razón por la que las comunidades cristianas crecían cada día, tras dictarse el Edicto de Tesalónica, decretando así el cristianismo como religión oficial del Imperio Romano. El Patriarca de Alejandría imponía la religión en la región.

Comenzaría una persecución a todo aquel que no fuese practicante de la religión, o que le diera una interpretación diferente al cristianismo. Hipatia pronto estuvo en el punto de mira debido a su creencia neoplatónica. Muchos rápidamente dejaron sus creencias y se unieron al cristianismo sin pensarlo siquiera, pero a pesar de los consejos de sus amigos cercanos, Hipatia no cedió y aunque era considerada una pagana, las grandes autoridades cristianas de Egipto y muchos nobles le otorgaban una estimada protección pese a su modelo de religión, ya que la consideraban un modelo de virtud y una persona digna de admirar.

Cruel muerte de Hipatia

Muerte de Hipatia
Muerte de Hipatia. Edición por Escueladeletras.com. Original a través de Wikimedia Commons.

Las persecuciones cada vez fueron más fuertes, se comenzaron a saquear templos que se consideraban paganos, comenzaría una disputa entre Cirilo el Eclesiástico de Egipto y Orestes el antiguo alumno de Hipatia, quien le conservaba un profundo respeto y admiración.

Empezó a correr el rumor de que Orestes estaba bajo el control de Hipatia, quien era una bruja y lo controlaba para hacer frente al cristianismo que estaba imponiéndose cada vez más en la región, además de utilizar encantamientos para convertir personas de la ciudad en paganos, por lo que en plena cuaresma del año 415, fue abordada con extrema violencia por un grupo de fanáticos cristianos dirigidos por un lector llamado Pedro cuando volvía en un carruaje hacia su casa. Fue agredida con saña, de modo cruel y tremendamente despiadado, ya que la arrastraron hasta llevarla al templo Cesáreo, donde la desnudaron, le golpearon con piedras y con tejas la desollaron, siendo posteriormente descuartizada. Una vez muerta pasearon sus restos por toda la ciudad en sinónimo de celebración y finalmente la incineraron.

La muerte de Hipatia estuvo llena de controversias, pero el principal sospechoso era el Patriarca Cirilo, por lo que Orestes solicitó al emperador Teodosio II su apoyo, pero éste solo le retiraría la numerosa guardia personal de Cirilo formada por monjes, que le sería repuesta aún con más cantidad dos años más tarde.

La muerte de la conocida filósofa y científica trajo como resultado una reducción de la influencia política del patriarcado alejandrino, sus relaciones con la Corte Imperial se suavizaron debido a sus crímenes y la pretendida veneración como mártir por parte de Cirilo al monje Amonio (quien en su día lideró una violenta agresión contra Oreste) desapareció totalmente.

¿Qué te ha parecido el contenido?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados