WINSTON CHURCHILL » El Primer Ministro

Nacido en el Palacio de Blenheim, Inglaterra, el 30 de noviembre de 1874, Winston Churchill fue un político, militar y escritor, hijo de Randolph Churchill y Lady Randolph Churchill, se dio a conocer en su nación por su liderazgo y capacidad de subir la moral de sus tropas y sus aliados durante la segunda guerra mundial en el periodo de  ejercicio de su cargo como primer ministro y por una peculiar capacidad de predecir los acontecimientos de la guerra, habilidad que fue cuestionada en numerosas ocasiones, fue una persona con un espíritu indomable y ganador de un premio nobel de literatura gracias a sus Memorias de la Segunda Guerra Mundial.

Primeros años y educación

Este hombre describió en su autobiografía sus primeros años de vida como maravillosos y felices, se sentía sumamente a gusto y protegido bajo el manto de su madre, quien era una mujer bella e inteligente, sus años de rebeldía comenzarían cuando su padre lo interna en un colegio de alto prestigio en Ascot, no le gustaba estar lejos de su hogar y lo expresaba oponiéndose rotundamente a estudiar, esto conllevo a que lo castigaran con frecuencia y que llevara un muy mal rendimiento en la escuela.

El futuro Primer Ministro, seria incluido en clases para los alumnos más retrasados debido a su bajo rendimiento, los maestros frecuentemente opinaban que era un muchacho extremadamente inteligente pero debido a su complicado carácter solo se dejaba enseñar por las personas que él consideraba ideales y cuando él quería hacerlo.

Carrera militar

Ingreso a la Academia Militar de Sandhurst en septiembre de 1893 luego de aprobar el examen de admisión que reprobó dos veces consecutivas, se reconoce que durante esta etapa de su vida supero su complicado carácter, se produjo un cambio radical en su persona que derivaría en un aumento de su desempeño, logrando destacar entre los alumnos de su clase, se graduó en diciembre de 1894, el octavo de una promoción de 150 alumnos.

Se alisto en el ejército a los 21 años de edad como Segundo teniente en el 4° Regimiento de Húsares, labrándose una reputación en el ejército, sufrió una lesión que le dejaría dolores de por vida en su hombro, pero esto no impidió que participara activamente en la guerra de cuba, en la india y en sudan, en los campos de batalla aprendió tácticas estratégicas y adquirió conocimientos en materia de supervivencia que no pudo aprender en los libros, aprendizajes que luego ayudarían para hacer frente a sus enemigos.

Durante sus numerosos viajes, Churchill aprovecho de trabajar como corresponsal en algunos periódicos, que, sumado a su reconocimiento como militar, le otorgo un reconocimiento entre la gente que luego ayudaría a su carrera como político.

Carrera política

Churchill, a pesar de haber prestado excelente servicio militar a su país, se dio cuenta de que esa carrera no era para él, por lo que decidió renunciar y unirse a la política, se unió al partido conservador en 1898, presentándose a las elecciones un año después, pero no logro conseguir su cargo de diputado por un margen mínimo.

Viajo a Sudáfrica para trabajar de nuevo como corresponsal, esta vez en el Morning Post en la guerra de los bóers, durante esta labor fue hecho prisionero y lo trasladaron a Pretoria, pero logró escaparse y regresar a Londres para presentarse a las elecciones de 1900, resulto elegido, pero en lugar de asistir a la ceremonia de apertura del Parlamento, decidió realizar una gira a través de Reino Unido y Estados Unidos con el fin de recaudar dinero, ya que el pertenecía a una familia influyente, mas no rica, logro recaudar 10.000 £, fondos que lo ayudarían durante su carrera.

Comenzó a hacerse famoso en el parlamento debido a sus excelentes discursos y su buen humor, su carácter indomable hizo que fuera reacio a las disciplinas partidarias, lo que le genero varias enemistades en la cámara, razón por la que cambio varias veces de partido.

Contrajo matrimonio con Clementine Hozier el 2 de septiembre de 1908, dejando un solo hijo llamado Sarah Churchill

La primera guerra mundial

Churchill, tenía varias predicciones sobre los acontecimientos de la primera guerra mundial, que fueron consideradas disparates por los militares de la época, pero, a fin de cuentas, terminaron cumpliéndose en realidad sorprendiendo a todos.

En 1911, el primer ministro Asquith lo nombra Lord del Almirantazgo; cargo bajo el que Churchill buscaría la reorganización de la armada británica, impuso la creación de tanques de guerra con fondos que originalmente irían a la investigación naval, pero pese a la poderosa armada terrestre del enemigo, considero que la prioridad era poder hacer frente a la infantería enemiga, a pesar de que fueron extremadamente eficientes, esto se consideró como un desvió ilegal de fondos.

Tras el fracaso de la Batalla de los Dardanelos en 1915, se vio obligado a reincorporase al ejército y luchar en el frente occidental como comandante y teniente coronel.

Segunda guerra mundial

Al comenzar la segunda guerra mundial, el primer ministro Neville Chamberlain le solicita a Churchill ocupar su antiguo cargo de Primer Lord del Almirantazgo, ya que su predecesor estaba intentando una política de apaciguamiento inútil frente Alemania. Su reino se encontraba extremadamente mal preparado para la guerra, tanto económica como socialmente.

Fue nombrado primer ministro el 10 de mayo de 1940, pronunciando la frase en la que dice no poder ofrecer más que “sangre, sudor y lágrimas. Mediante sus discursos causaba una increíble inspiración que parecían hipnotizar a los británicos, creo el ministerio de defensa para poder dirigir de manera más eficiente sus recursos bélicos.

Asistió a diversas conferencias extremadamente cruciales como Casablanca, El Cairo, Teherán, Yalta y Potsdam, donde diseño estrategias y el mapa político que se mantendría vigente hasta 1989, dirigió operaciones militares y diplomáticas que serían cruciales para la victoria aliada.

Churchill

Últimos años y muerte

Tras la victoria de la segunda guerra mundial, se convirtió en un gigante político, fue elegido nuevamente como primer ministro en 1951, hasta 1955 periodo durante el cual fortaleció las relaciones internacionales, sobre todo con Estados Unidos.

Tras retirarse debido a su avanzada edad y el tiempo que llevaba luchando con sus demonios internos que le causaban depresión, se fue hacia el mediterráneo, tomando largas vacaciones con su esposa, el 15 de enero de 1965, Churchill sufrió un ataque cardiaco que le ocasiono una severa trombosis cerebral que lo mataría nueve días después.

Por petición propia fue enterrado en la tumba de la familia en la iglesia de Saint Martin.