Aprende los 4 tipos de argumentación

Dentro de la literatura universal, podemos encontrar los tipos de argumentación más notables. Entre ellos destaca la argumentación deductiva, inductiva, abductiva y analogía. Para la expresión del lenguaje, la argumentación es la manera donde los enunciados negativos y afirmativos se emplean para una proposición.

Son variados los tipos de argumentación existentes en esta área de la retórica, donde se demuestra su uso según la debilidad, la fortaleza y lo particular.

Sin embargo, es claro que en el razonamiento deductivo, inductivo y abductivo, constituyen el tipo de argumentación por razonamiento lógico.

Es significativo señalar que de las argumentaciones mencionadas, la más confiable es la argumentación deductiva. Ya que ofrece premisas y conclusiones lógicas, mientras que la inductiva, solo ofrece suposiciones. Y finalmente, la abductiva parte de premisas lógicas de conclusiones.

De este modo, la argumentación por signos, analogías, testimonios, ejemplos, causas y efectos forman parte de la gama argumentativa.

Principales tipos de argumentación

Argumentación Deductiva

Es indudable que esta argumentación es confiable porque deriva de conclusiones de fuentes lógicas, verificables y comprobadas de premisas que le da carácter de validez.

Sin embargo, presenta limitaciones debido a que en diferentes oportunidades, las premisas que se presentan carecen de argumentos o evidencias. Situación que se deriva por tomar otros recursos para sustentarse.

Fórmula básica deductiva

A=B y B=C, quedando A=C

Ejemplo notable:

  • Si las leonas y otros felinos son mamíferos y los mamíferos producen leche materna, entonces todos los felinos producen leche materna.
  • Todo ser viviente en la tierra es mortal. Yo soy un ser humano igual que cualquier otro. Entonces también soy mortal.

Aristóteles propone este tipo de argumento deductivo en dirección al silogismo. Sin embargo, todo parece indicar que en la oración, se presenta dos premisas y una conclusión, separadas de la siguiente manera:

  • Primera Premisa A=B.
  • Segundas Premisa B=C.
  • La conclusión A=C.

La primera premisa, es una Proposición Universal, donde nos administra un balance general del tema. Por ejemplo, todo ser viviente en la tierra es mortal.

Segunda premisa, es una Declaración específica. Es decir, la información detallada del tema. Por ejemplo, También soy un ser viviente.

De las dos premisas obtendremos la conclusión: y por ende, también soy mortal.

Argumentación Inductiva

Este tipo de argumentación crea conjeturas sobre algunos indicios que le permita sustentar la conclusión. En oportunidades puede llegar a ser probable, pero sus conclusiones no son seguras. La validez de esta argumentación proviene de la fuente de las premisas.

Ahora bien, la argumentación inductiva carece de fuerza con respecto a la aceptación de la fuente. En este sentido, existe una contrafuerza con la argumentación deductiva.

Ejemplo de la argumentación inductiva:

  • Conclusión: los árboles están húmedos cuando llueve.
  • Premisa: cada vez que llueve, el árbol se moja.

Es indudable, que los argumentos inductivos son perceptibles. En el ejemplo de la oración es observable si el árbol esta húmedo porque ha llovido. Desde este punto, se comenzará a realizar las respectivas premisas, que en su caso, pueden llegar a ser verdaderas.

Argumentación abductiva

Tiene similitud a la inductiva por el simple hecho que, desde las conclusiones parten las premisas, ya que ambas producen resultados negativos. Posee una característica primordial que maneja una explicación a la conclusión.

Ejemplo:

  • Los árboles están húmedos y no se han regado. Es la conclusión.
  • Debe haber llovido. Es el argumento abductivo.

Este argumento, en relación a las explicaciones lógicas de la conclusión que se puede observar, aunque no sea acertado el argumento, pueden existir otros tipos de conclusiones.

Ejemplo:

  • El razonamiento de Sherlock Holmes, intérprete de Sir Arthur Donan Doyle, donde le abduce y se presenta la deducción de forma simultánea.

“Empecemos por el principio. Llegué a la casa, como usted sabe, a pie y con el cerebro libre de toda clase de impresiones. Empecé, como es natural, por examinar la carretera, y descubrí, según se lo tengo explicado ya, las huellas claras de un carruaje, y este carruaje, como lo deduje de mis investigaciones, había estado allí en el transcurso de la noche.

Por lo estrecho de la marca de las ruedas me convencí de que no se trataba de un carruaje particular, sino de uno de alquiler. El coche Hansom de cuatro ruedas que llaman Growler es mucho más estrecho que el particular llamado Brougham. Fue ése el primer punto que anoté”. (Estudio en escarlata de Sir Arthur Conan Doyle)

Argumentación Analógica

Parte desde el conocimiento del tema, por medio de otras premisas produciendo conclusiones lógicas

Ejemplo:

  • En mi bicicleta, el freno de la izquierda es ligera, en esta otra bicicleta debería tener el mismo sentido.


¿Qué te ha parecido el artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 3

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo