Argumento Ad ignorantiam. Ejemplos

El argumento ad ignorantiam o argumentum ad ignorantiam, es conocido como falacia o forma de ignorancia que pretende defender una posición admitiendo la falta de pruebas acerca de lo contrario que la misma plantea.

En términos de la legislación, los argumentos son considerados ambiguos en sus pretensiones de argumentar lo que no tiene pruebas. De allí que se conoce como «la ausencia de prueba no es prueba de ausencia»

Ad ignorantiaM_1

Ejemplos:

  1. El que calla otorga.
  2. Nunca se ha comprobado que seres mágicos viven entre nosotros. Por lo tanto, no existen ni las hadas ni los duendes.
  3. El sexto sentido es algo intangible. Por lo tanto, no es real.

La falacia del argumento ad ignorantiam a pesar de ser engañosa, resulta una buena demostración por su similitud con formas legítimas. Pues si esta se lo propone puede lograr que otros refuten con pruebas los argumentos que inicialmente, no eran considerados como ciertos.

Ad ignorantiam_2

Ejemplo ilustrativo de ad ignorantiam

Alguien afirma que hay termitas en una casa.

“Si una inspección profesional de termitas no revela ninguna evidencia para apoyar esa afirmación, la conclusión de que no hay termitas en la casa será evidencia. Pero si las experticias señalan lo contrario, queda demostrada la ignorancia ante el primer argumento, en realidad, hay una diferencia crucial en este caso”.

La afirmación negativa no se basa en la falta de pruebas, sino en una evaluación exhaustiva de todas las pruebas positivas y negativas que arrojan en verdad lo que se desea comprobar.

Es bastante cuestionable esto de la pruebas positivas o negativas. Ya que, para los intereses de unos, la falacia que pretendió persuadir sobre la no existencia de pruebas. Va a girar finalmente, sobre la aparición de unas que dan por concluida la argumentación y en razón de ello la falacia.


Última actualización:

Artículos relacionados