Metáfora encadenada. Definición y 9 ejemplos

En retórica, la metáfora encadenada o también conocida como metáfora radial es aquella que se distingue por emplear diferentes juicios cuando la situación principal establece diversos atributos.

Ejemplos de metáfora encadenada

  1. Cabeza > cabeza de clavo, cabeza de alfiler, cabeza de martillo, cabeza de familia, entre otros.
  2. Hebra > hebra de cabello, hebra de hilo, entre otros.
  3. Banco > banco para sentarse, banco entidad de ahorro, entre otros.
  4. Alto > alto de estatura, alto de detenerse.
  5. Llave > llave de cerradura, llave de tuberías, llave de mecánico, entre otros.
  6. Plancha > plancha de cabello, plancha de ropa, entre otros.
  7. Cola > cola de caballo, cola peinado, cola de pegamento, entre otros.
  8. Aguja > aguja de reloj, aguja de cocer, entre otros.
  9. El hecho tuvo lugar, acontecimiento desalentador sobre todo para Esperanza, una mañana de ese mismo descanso, ya ocurrido, cuando los eternos sueños se transforman en bosques solitarios y taciturnos para unos fracasados que huyen de sus hogares cuando sus progenitoras no alcanzan a mirarlos.

Las metáforas que están encadenadas para el último ejemplo son: bosques solitarios y taciturnos = inexistente, o fastidiado/ fracasados encadena con poblador de bosques solitarios y taciturnos. En otras palabras, los que pasan la mañana inexistentemente fastidiados.


¿Qué te ha parecido el artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo