Deprecación. Definición y 10 ejemplos

Deprecación es un sustantivo de origen femenino que consiste en la expresión desesperada y reiterativa de suplicas o ruegos. Con el fin de lograr la intervención, el favor o el perdón de alguna divinidad o persona.

Estrechamente relacionada con la optación, la deprecación es un recurso literario de tipo retórico utilizado para lograr la asistencia de Dios o emular un recuerdo doloroso u amoroso.

deprecación_1

Ejemplos de deprecación

  1. Padre que estás en lo alto te pido vuelvas a mí, tus ojos. Y por tu misericordia me ayudes a sanar mi pena. Te imploro no me abandones y me concedas la gracia de tu obra en mi vida.
  2. Amado padre mío, tú que fuiste llamado a la gloria y me acompañas en cada paso doy. Te pido que no me dejes sola en mis momentos más oscuros. Sigue siendo mi guía aun después de la muerte y no permitas que ningún mal me alcance.
  3. Hermosa luna llena, tú que iluminas la noche en el misterio que a ella envuelve. Cuida de mi amado y hazle saber que le extraño y que le amo.
  4. Virgen María madre y señora nuestra, te suplico postrada ante tu presencia que no me dejes ahora que tanto te necesito. Se mi consuelo, ayúdame en estas horas de angustia que vivo. Y dame el consuelo de ver materializados mis deseos.
  5. Señor, tu que todo lo puedes, te suplico que vengas en mi auxilio y me saques de esta pena.
  6. Tú que lo sabes y tienes todo debajo de tus pies, dime qué debo hacer pues yo ya me encuentro perdido y no tengo fuerzas para nada más.
  7. Imploro a tu misericordia que persones todas mis culpas, si es que te he hecho algún daño o que de alguna forma te he maltratado, perdóname pues todo fue por un momento de locura.
  8. Virgen Madre del Cielo, vengo ante ti para solicitar tu ayuda. Ya nada parece reverdecer en mi vida, ya todo es árido y seco, mi corazón es de piedra…
  9. Clara mañana que amaneces frente a mis ojos, te suplico suavices los pasos de mi amor que se ha marchado a la guerra, tráelo de vuelta pronto, pues en dolosa angustia ha quedado mi corazón.
  10. Pido toda la ayuda que viene del cielo y de los dioses… ahora que en penumbras me encuentro, mis ojos puedan ver la luz que necesito para encontrar el camino de vuelta a mi destino.


Última actualización:

Artículos relacionados