Argumento ad verecundiam. 6 Ejemplos

Ad verecundiam es también conocido como Magister Dixit o Argumento a la Autoridad dado por el prestigio de la persona a la que hace referencia.

Dicho prestigio, se refiere a un grado obtenido a través de estudios o posiciones dentro de los poderes que sostienen al estado o a un grupo, pero sin aportar razones.

Ejemplos de ad verecundiam

  1. La medicina alternativa recomienda la homeopatía. La homeopatía entonces es buena.
  2. Los abogados penales no le tienen miedo a ning√ļn juicio. Si necesito un abogado buscar√© uno penal.
  3. Los √ļnicos que saben de pol√≠tica son los dem√≥cratas. S√≥lo les creer√© a los dem√≥cratas.
  4. T√ļ como profesor sabes m√°s que yo, por tus 20 a√Īos de experiencia.
  5. La mayoría ve de forma positiva la pena capital. Entonces la pena capital es un medio para erradicar el delito.
  6. Einstein decía que la física cuántica es mentira, por lo tanto la física cuántica es mentira.

La filosofía y los argumentos

Los seguidores del filósofo Pitágoras utilizaban el argumento ad verecundiam para apoyar su conocimiento. Si alguien les preguntaba por qué, respondían el maestro lo ha dicho o porque él mismo lo ha dicho. Respuestas que en latín son ipse dixit y magister dixit.

Este planteamiento es uno de los ejemplos m√°s evidentes de lo que significa Ad verecundiam. Pues es el prestigio que ha logrado una persona quien lo hace aparecer como el due√Īo absoluto de una verdad que nadie es capaz de refutar.

En otros términos, puede darse el caso de que dicho personaje no sea claro en sus planteamiento o estos este llenos de incógnitas para quien discierne sobre tales argumentos. Pero dado su conocimiento, en teoría se aceptará que sus preceptos son los válidos.

Finalmente, no son cuestionables los enunciados de un magister. Ya que sus argumentos serán aceptados por la mayoría gracias a su grado académico o el prestigio alcanzado.


¬ŅQu√© te ha parecido el art√≠culo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo