Argumento Ad Baculum, interpretación y modalidades

El Ad Baculum, es según el latín un argumento que implica el uso de la fuerza para sostener con la validez necesaria un argumento ante una amenaza o abuso.

Todo esto constituye un precepto, en que por decisión propia logramos se ejerza el derecho que tenemos todos a la defensa. Es decir, impregnando en términos la fuerza.

Ad Baculum

Interpretación de ad Baculum

Ciertamente, es un poco complejo la comprensión de estos postulados que sostienen el ad Baculum. Sin embargo, es importante señalar que quien busca su defensa y actúa aquí como el argumentante, se ve forzado a admitir como válida la falacia.

En este punto, esta puede ser o considerarse un engaño o mentira en la que esconde una verdad que solo él conoce.

En cambio, cuando una autoridad es quien realiza la argumentación adquiere un sentido diferente. Poniendo en contextos otras corrientes poco ortodoxas.

AD BACULUM_1

La falacia y sus modalidades

Como falacia puede darse de dos formas diferentes:

Falacia lógica

En su forma lógica se reconoce con facilidad porque es clara al emitir el argumento.

Falacia no lógica

Recurre a las insinuaciones para presentar un argumento. Sin embargo, este tiene el mismo efecto aunque puede parecer más sutil.

Ejemplo:

  • Debes creer en lo que te digo, sino voy a agredirte.
  • Estoy seguro de lo que él dice y puedo convencerte a la fuerza.

AD BACULUM_2

Acotaciones sobre Ad Baculum

Cuando hablamos de Ad Baculum resulta fundamental mencionar que cuenta con dos formas diferentes, pero que se entrelaza una a la otra. Es decir, hablamos de una falacia basada en un argumento lógico.

Esto podemos explicarlo de la siguiente manera:

  1. Cuando en un dialogo o una discusión se plantea un argumento y la contraparte no acepta la veracidad del mismo, puede desencadenar en una controversia o ataque.
  2. Para consolidar el argumento, quien lo platea coacciona a su contraparte y este, termina por aceptar la veracidad del argumento.

Por lo general, expertos en esta materia afirman que la forma en la que se da el argumento es similar a una ecuación matemática. Es decir, donde tenemos al individuo A y B en una discusión argumentativa para comprobar la veracidad de C.

Ejemplos:

A: Los animales salvajes no deben ser domesticados ni criados en zonas residenciales o comunidades autónomas porque ponen en riesgo la seguridad de todos.

B: No importa lo que creas. Yo seguiré rescatando y resguardando la vida silvestre y puedo domar a un león al igual que un leopardo como tú has hecho con tu pitbull.


¿Qué te ha parecido el artículo?

Haz click en las estrellas para valorarlo

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

No hay votos. Sé el primero en puntuar el artículo

Lamentamos que no te haya gustado este artículo

Ayúdanos a mejorar el artículo

¿Qué le ha faltado? ¿Cómo podemos mejorarlo?


Última actualización:

Ad Baculum

Artículos relacionados